18/5/17

¿Hora de tirar la toalla y darse por vencido/a?

Colaboración de: ¿Hora de tirar la toalla?

Todo se repite en un bucle sin fin. Parece el día de la marmota. Irremediable sentimiento de impotencia ante el fracaso de quienes protestan, porque sus quejas caen en saco roto, una y otra vez. Admiro a quienes seguís al pie del cañón, a quienes no os dais por vencidos, a quienes os esforzáis día tras día en denunciar las cacicadas de esta diputación acorazada
contra las críticas y denuncias. No quiero desanimaros, pero os enfrentáis a un enemigo disfrazado de gente guapa, jóvenes sonrientes, con un lenguaje impostado, aprendido en manuales políticos de engañifas varias, con el que encandilan a la gente. Son gente simpática y agradable en el trato que os harán parecer paletos de tres al cuarto a quienes diferís, protestáis y denunciáis. 
La inmensa mayoría de quienes trabajan en la Diputación hace tiempo que tiraron la toalla (si es que alguna vez la tuvieron), decidieron apostar por el caballo ganador, recordaron que en boca cerrada no entran moscas y que el que se mueve no sale en la foto.
¿Para qué protestar? Sólo trae disgustos, malas miradas, desafecto entre los compañeros y la posibilidad cierta y palpable de que no vas a contar con el beneplácito de tus jefes (esos que nombran a dedo y conceden regalías de todo tipo a quienes le lamen las botas).
Os pregunto si no es hora de tirar la toalla, si no ha llegado el momento de acomodarse, ceder, sonreir, darles la razón y, así, poder recibir las caricias del poder y sus beneficios por ser mansos y agachar la cabeza.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Y yo te pregunto a ti: ¿Por qué no dices claramente qué es lo que denuncias, en lugar de utilizar ese estilo críptico que amaga pero no da?
¿Quién es ese "enemigo disfrazado de gente guapa, jóvenes sonrientes, con un lenguaje impostado, aprendido en manuales políticos de engañifas varias, con el que encandilan a la gente"? ¿Un político? ¿Un director? ¿dos? ¿tres? ¿todos? ¿No tienen nombre esos CARGOS PÚBLICOS?
¿Cuál es ese caballo ganador? ¿En qué foto temes no salir?
¿Quiénes son esos jefes que nombran a dedo? ¿Has denunciado esos hechos?
¿Quiénes son esos que, según tú, lamen botas?
¿Ir cada día a intentar hacer tu trabajo lo mejor posible y no querer entrar en dimes y diretes y maquinaciones estériles equivale a "acomodarse, ceder, sonreír, darles la razón y, así, poder recibir las caricias del poder y sus beneficios por ser mansos y agachar la cabeza"? ¿No te parece esto último una falta de respeto a los compañeros que solo quieren trabajar lo más tranquilamente posible?
¿Ni desde el anonimato puedes dar aunque solo sea UN dato fiable?

Anónimo dijo...

Dan ganas de tirar la toalla y de mucho más, pero aunque hayamos tocado fondo y estos politicuchos del tres al cuarto, que de todo saben y de nada entienden, hagan de las administraciones sus cortijos particulares todo tiene un final y percibo que la gente esta muy cansada y cabreada de estos impostores que vienen a la política a forrarse y a mantenerse el mayor tiempo posible junto al pesebre. Hitler creía que dominaría a Europa, y casí lo sonsigue, y que su régimen duraría 1000 años; duró 12 años y se llevo por delante millones de vidas pero fue eliminado de la faz de la tierra. Con más razón estos políticos corruptos y vividortes, más pronto que tarde, lameran también el polvo. Esta podredumbre no puede continuar eternamente, en algún momento diremos al unisono, BASTA YA!!!!

Anónimo dijo...

Hay muchos que hemos dicho BASTA YA!!! Y lo saben. Y seguiremos contra estos elementos y sacaremos la verdad...

Juan Fco Juanes dijo...

Pues yo digo que "NO". No a tirar la toalla, no a darse por vencido, no a acomodarse.
Sí, ya sé, podréis decir "qué fácil no trabajando ya en la Diputación". Pero trabajé allí y cuando abrí este blog tuve y denuncié comportamientos y actitudes con nombres y apellidos, tuve que aguantar carros y carretas. Desde que estaba loco a que era maricón y alguna denuncia ante los juzgados con la que pretendían arruinarme. Por no hablar de la gente que me quitó el saludo...
Por eso, entiendo que para algunas, o muchas personas, es difícil, muy difícil decir lo que piensan, enfrentarse a posibles injusticias. Escribí en varios post que hay miedo a hablar, miedo a que te señalen. Mucho miedo. Esta afirmación la corrobora el que la mayoría de colaboraciones de este blog vienen firmadas con un seudónimo. ¿Por qué?. Yo lo tengo claro.
En cuanto al autor del post quiero decirle que hay mucha gente que está dando la cara, que la llevan dando muchos años, que son gente valiente y, me consta que no van a tirar la toalla ni darse por vencidos.
Y ya sabes, en este blog tienes una ventana para expresarte, siempre que lo creas conveniente, aunque sea bajo un seudónimo.
Al autor del primer comentario decirle que... Mejor no le digo nada.

Anónimo dijo...

Es lamentable, vergonzoso, patético...por no decir otra cosa, en manos de quienes estamos. Y se hacen llamar "socialistas" y son peores que la ultraderecha más reaccionaria. Aquí no vale ser honesto, honrado, buen profesional..., aquí lo que vale es ser pelota, chivato, reir las gracias a los "jefecillos" de turno...así es como mejor se promociona, como mejor se está, como mejor se consiguen los mejores puestos, como no tendrás problemas, como no sufrirás injusticias, malos modos y formas... Claro que para eso hay que valer y todos no servimos para reirles las gracias y tocarles las palmas, porque tenemos una cosa que "ellos" desconocen que se llama DIGNIDAD. A veces nos asalta la duda y desfallecemos y nos preguntamos para qué sirve cuando estamos hartos de ver, oir tantas y tantas tropelías, atropellos...

Manuel Tizón. Delegado Cgt Sala 085 Bomberos Cádiz dijo...

Estimado colaborador de este blog,"¿hora de tirar la toalla?". El desánimo no debe ser obstáculo para no afrontar las situaciones difíciles ante la que nos encontramos. Todos los que insistimos en hacer las "cosas como Dios manda", sabemos que no tenemos delante un camino fácil. Muchas de las personas que lo intentaron, cuando asomaron la cabeza en primera linea de combate, decidieron retroceder (no sé si usted tomó esa determinación), pero cuando se te hacen familiares los tiros y las situaciones, observas que el contrario solo y exclusivamente se mueve por dinero, nosotros por fe en lo que hacemos. Ya verá por usted mismo el final, de todas formas, mi toalla, creo que no me la merezco, así que como comprenderá no pienso deshacerme de ella. Un saludo

Anónimo dijo...

Tú estás dentro, imagínate alguien que aun habiendo aprobado, ve como el que debería ser su puesto de trabajo es ocupado por un "hijo de la casa" que ni se presentó a esas oposiciones...
Y no pasa nada.