26/5/16

"Chicas para todo". Estructura machista y desigualdad en el Area de Igualdad

Colaboración de Juan Fco Juanes

El machismo se basa, se sustenta, se alimenta y se replica en una estructura perfectamente estudiada y definida: La verticalidad y la pirámide. Mientras estos dos "tótem" se mantengan, por mucho que a la estructura se le pinte de colores, se le revista de palabras bonitas, se sazone con supuesto progresismo y se le acompañe con música celestial, el machismo se mantendrá vivito y coleando, se r
eproducirá y se expandirá, eso sí, con más disimulo y con un buen lavado de cara para no dar tanto el cante. Porque estas estructuras machistas impregnan a quienes trabajan en ellas, y sobre todo a quienes las diseñan y mantienen.
Como dije públicamente en la Jornada de "Nuevas masculinidades" la Diputación tiene y "disfruta" esa estructura vertical y piramidal.
Pero ¿que pasa en el Área de Igualdad?  Desgraciadamente, a pesar del potente equipo de mujeres del Servicio de Igualdad, el muchísimo dinero que meten ahí, y la profesionalidad de quienes trabajan en él, el Área de Igualdad es eminentemente machista, rezuma machismo por los cuatro costados. Sólo tienes que dibujar su organigrama para darse cuenta de ello.
La última contrareforma que han impuesto desde las alturas, en la que han tratado a las personas como peones, no sólo confirma esta verticalidad y pirámide de mando, sino que la potencia al máximo.
Han construido una pirámide perfecta, embarazada de otras pirámides más pequeñas que reproducen la verticalidad de la autóritas -como nunca se había visto- y la división del trabajo por sectores estancos.
Como me dijo una compañera, cuando se refirió al grupo de las administrativas "Nosotros somos las chicas para todo. A disposición de lo que nos digan, con la boquita cerrada". Más claro, agua. ¡Insultante! ¿verdad?.  
Afirmación que concuerda totalmente con el pensamiento "organizativo" que nos expuso uno de los jefes: Que los técnicos estábamos para pensar y diseñar y no para perder el tiempo en tareas que no correspondían. Que ahora habría un grupo de gente que se encargaría de eso y así seríamos más eficaces.
Esta es una reforma contra los nuevos modelos de trabajo en las organizaciones de éxito que trabajan con una estructura horizontal, sobre objetivos muy definidos y compartidos, con equipos multidisciplinares y multisectoriales, empoderados, cohesionados y conocedores de los procesos de trabajo. Igualito que aquí.
Es lo que pasa cuando se las reformas las llevan a cabo funcionarios que no saben ni hacer una fotocopia y necesitan una secretaria hasta para que les grapen los folios. Es un decir. ¿o no?.
A lo que iba, el machismo no se aminora cambiando la "o" por la "a" (de algo sirve). Se le deja sin base quebrando las estructuras verticales y piramidales, abandonando la cadena del mando y ordeno, dotando de voz, autoridad y decisión a la gente, compartiendo, colaborando y responsabilizándose en las tareas, ... Ufff... Todo lo contrario que se está haciendo en este Área de supuesta igualdad y bienestar social.
En fin, que se ha impuesto y se práctica el machismo de cara amable que pasa más desapercibido pero que es, igualmente, demoledor. No es posible generar Igualdad sin practicar la justicia. No es posible general Igualdad cuando las personas se sienten heridas en su dignidad y derechos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Flaco favor haces a las personas que ahí trabajamos

Anónimo dijo...

No entiendo nada lo de "flaco favor a las personas que ahí trabajamos". ¿podrías ser más explicito?

Anónimo dijo...

A mí me pasa lo mismo. Este anónimo no debe haber leído el artículo- Yo creo que NOS HACE UN GRAB FAVOR al pober en evidencia la estructura pitramilidad y machista en la que trabajamos. No veo que nadie de razones en contra.