9/12/15

Pepe Bancalero.

Pepe Bancalero es un hombre bueno, un hombre de bien. Es su esencia.
Conocí a Pepe en el Área de Bienestar Social, hace ya algún tiempo. Fuimos compañeros de trabajo hasta que se marchó al Hogar Infantil. 
Desde el principio me llamó la atención la pasión que desbordaba al contarme historias. Pasión que llevaba hasta los detalles que pudiéramos considerar más insignificantes y que él, con su manera de hablar, me
hacía darles importancia y significado.
Pepe ha pasado, recientemente, por momentos muy duros, difíciles y tristes. Pero sé que estuvo, en todo momento, al lado de la mujer que amaba, con dedicación, entereza, delicadez y profundo amor; atendiéndola a ella y a sus hijos, con una fuerza y un espíritu digno de admiración. Y sé, que ahora que Aurea se ha ido, Pepe la siente a su lado cuando pasea, al cuidar de sus hijos, mientras trabaja y cuando respira, pues está impregnado del amor que ella le trasmitió.
Pepe es una gran persona a quien le debo agradecer los buenos ratos que he pasado oyéndole sentidas historias de su hijos y de los niños y niñas que cuidaba en el hogar infantil.
Hoy brindo por Pepe Bancalero y le deseo todo lo mejor, que su pasión por la vida no decaiga y que siga siendo el hombre bueno que siempre ha sido.
(Si quieres leer mas semblanzas de otros/as compeñeros/as, pincha aquí)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Más que bueno es este hombre