9/11/15

El Ayuntamiento, la Diputación y el pufo de recaudación (1 de 2)

Enviado por ULISES.

Perdonen ustedes que comience este escrito parafraseando burdamente el título de cierta película para adultos bastante cutre de los años ochenta. Comprenderán, cuando avance en mi argumentación, que este asunto pasa lo obsceno rozando lo pornográfico, y así trataré de demostrarlo para que lo puedan comprobar.
Últimamente la recaudación de tributos se ha convertido en un botín muy disputado. Tanto los ayuntamientos como la diputación están luchando por hacerse con esta valiosa joya de la administración pública local. El motivo es evidente: dinero. La recaudación proporciona liquidez casi inmediata a quien la gestiona.

Por este motivo y por la escasez de otros recursos monetarios que están padeciendo las administraciones públicas locales, el servicio provincial de recaudación y gestión tributaria está pasando por intensas turbulencias. Todo el mundo quiere hacerse con el mayor trozo posible de esta tarta. Cada uno ha fijado su táctica y su estrategia según le ha convenido por su situación y perspectivas financieras de futuro: los unos han renegociado a la baja los porcentajes que se establecieron en su convenio recaudatorio con el ente provincial, otros están estudiando volver a entrar en el redil, algunos quieren irse, y la Diputación procurando llevarse el gato al agua de toda la provincia de Cádiz.

Ante este panorama nos encontramos con que el Ayuntamiento de Algeciras decide salirse del servicio provincial de recaudación (SPRyGT), a pesar de que sus ¿responsables? habían firmado un convenio a diez años con la Diputación, cuando, en tiempos más felices, ambas administraciones compartían color político. Llama la atención que el artífice de todo este movimiento de salida, sea el antiguo diputado de personal, aquel eternamente ausente, aquel que renunció a su despacho en el palacio provincial, aquel al que su mozo de espadas le llevaba los documentos a firmar hasta el Ayuntamiento de Algeciras…
(Continúa mañana)...

No hay comentarios: