21/7/15

Siempre nos cuentan el mismo rollo buenista, pero se forran a nuestras expensas

Corporación tras corporación tenemos que asistir a que los/las encantadores/as de serpientes que nos toca en la dirección de esta Diputación se suelten el mismo rollo con la intención de convencernos... como si fuéramos una pandilla de tontos...
Me refiero a esa palabrería que sueltan en su presentación, del ahorro que realizan "sobre la anterior corporación" en el montante de la retribución de diputados/das, Asesores/as y otras mandangas por el estilo. Unas migajas que nos echan para que piquemos. Supongo que los adeptos/tas del partido de turno aplaudirán, hasta con las orejas, tales afirmaciones y se les caerá la baba de contentos/tas que están, que para eso están los aplaudidores/as oficiales.
Pero el caso es que nunca he oído hablar de recortes en aquellos conceptos donde los partidos meten la mano descaradamente y sacan una buena tajada de monedas, limpias de polvo y paja.
Me refiero a ese indecente reparto de 1.000.000€ de euros que se trajinan cada año todos y cada uno de los grupos políticos de esta diputación. Me refiero a esas desconocidas y cuantiosas dietas que reciben cada vez que asisten a un pleno... 
Esto es sólo para citar dos ejemplos que nos suponen a los ciudadanos miles y miles de euros que se llevan estos partidos por la misma cara.
De pena...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

En la España autonómica la existencia de las Diputaciones Provinciales es un atavismo anacrónico fuera de todo lugar. Si se mantienen es por puro interés partidista, no hay razones objetivas para seguir manteniéndolas salvo las de ser un buen pesebre para muchos inútiles. Las Comunidades Autónomas pueden y deben absorber las competencias de las Diputaciones, el ahorro seria bestial. Hay que tener en cuenta que en España existen 41 Diputaciones -incluidas las forales vascas- que de media se llevan unos 200 millones de euros de presupuesto anual. Si de cada 3 euros que maneja una Diputación 2 se dedican a su mero funcionamiento administrativo- datos oficiosos- que queda para el pueblo. Este despropósito tendrá que ser resuelto por políticos honestos, lástima que estos escaseen en la actualidad...

Anónimo dijo...

No sólo sobran las diputaciones también el senado y por supuesto los parlamentos autonómicos.

Anónimo dijo...

si las diputaciones desaparecieran, en una comunidad autónoma como la andaluza, el dinero de la Junta iba a llegar a San Martín del Tesorillo, a Facinas, a San Pablo de buceite, o incluso a un municipio como Villaluenga, por los cojones. Quien dice que las diputaciones provinciales deben desaparecer es alguien que vive en una ciudad cuyo desarrollo y mantenimiento no necesita de las arcas y de los técnicos de una diputación... Y es muy fácil hablar sin tener que pasar todo un verano en un municipio de 10000 habitantes en medio de la sierra de cádiz, por ejemplo.

Anónimo dijo...

Si las Diputaciones desaparecieran el dienro que llegaria a los pequeños municipios se duplicaría. Entre diputados, oposición, grupos políticos, directas, coches, asesores y más se llevan una millonada de euros al año. Si no lo quieres ver es seguramente porque tu eres uno de esos o esas que te estás beneficiando de este despilfarro

Anónimo dijo...

yo ni lo quiero ni lo dejo de querer ver. Hoy me gano la vida en una diputación igual que hace 15 años me la ganaba en la privada y como autónomo. Si mañana fuese a la calle, me la volvería a seguir ganando igual. Yo te digo lo que hay igual que te lo dirían muchos habitantes de esos municipios. tu hablas de "millonadas" o de que el dinero se duplicaría, sin saber ni de lo que hablas. El dinero sería el mismo, y sería muy dificil hacerlo llegar a los 770 municipios que tiene Andalucía y a sus miles de entidades locales, eludiendo el centralismo y el mangoneo de la Junta, sin que se quedara por el camino más de la mitad.

Anónimo dijo...

España no tiene suficientes recursos para mantener cuatro niveles administrativos, a saber: administración central, autonómica, provincial y local más las supletorias como las mancomunidades y los consorcios, por ejemplo. Este montante administrativo lastra a la economía productiva condenandola a una política de subsidios y subvenciones como garante de este estatus quo. Urge reducir y hacer más productivas las administraciones resultantes, de tal forma que las nuevas herramientas informáticas se impongan plenamente.Las Diputaciones Provinciales fueron útiles en otro momento histórico, despues de la implantación de la autonomías se mantienen por puro interés de la actual casta política. Las administraciones públicas deben de estar al servicio del ciudadano y no al contrario, como ahora ocurre en muchisimos casos...

Anónimo dijo...

Colocan en Diputación al hijo del número dos del PSOE andaluz - El Mundo y ABC-
Lo curioso es que aún no hayan descubierto la existencia de tres primos del citado político. Dos de ellos trabajan en el IEDT y el tercero realizaba misiones desconocidas en la Oficina del Bicentenario, actualmente su paradero es desconocido.