25/5/15

Cinco años no son nada


Sé que este blog y su Facebook molestan profundamente a unas cuantas personas de Diputación. En este grupo incluyo a determinados políticos, a ubos cuantos compañeros/ras y a los dos sindicatos de clase y estructurados (como se dicen ridículamente ellos mismos) CCOO y UGT. Unos y otros están deseando cogerme en un renuncio para hacerme la vida imposible (lo intentaron en su momento desacreditándome e insultándome) y sobre todo desean que Diputaneando muera por inanición, osea por falta de lectores.
Siento decirles que no va a ser así. Acabo de cumplir cinco años en estas lides y Diputaneando goza de buena salud, de muy buena salud. Valga como demostración la estadística del blog, del día de hoy suministrada por Blogger.

Al que le pique que se arrasque.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicitesmonos todos que haiga un blog como este, lo mismo que en este país habemos votados por un cambio,y hemos creído que ya era hora que los políticos que no se merecen estar gobernando hecharlos, lo mismo ocurre en este blog, que sirve para denunciarlos a los políticos y SINDICATOS, estos últimos son lo que no tienen perdón de Dios.

Anónimo dijo...

a muchos les molesta este blog, pero son muchos más a los que nos gusta. por eso miramos cada dia esperando ver alguna noticia buena de que se ha hecho justicia. o desahogarnos. y sentir que no estamos sol@s ante la podredumbe que nos rodea en algunos puestos de trabajo. enhorabuena blog.

Anónimo dijo...

Este blog solo molesta a quienes tienen que esconder y no les interesa que salgan a la luz .enhorabuena por el blog.

Anónimo dijo...

Un día hablando contigo Juanfran me dijiste que el blog seguiría abierto porque hay personas que se lo merecen por las injusticias que se estaban cometiendo, en esas palabras se define como eres como persona, no hay más que decir, eres íntegro como tu blog, y no te debes a nadie. Gracias por ser tan buena persona y a ver si aprenden algunos. Felicidades por ti y por tu excelente blog.

Buenas ideas dijo...

Pues en fin, qué quieres que te diga, compañero, ya lo sabes: que enhorabuena, que sigue así, que no pierdas nunca tu ojo crítico, y que adelante. Un abrazo, Juanfran,.