18/5/14

Responsabilidad penal del bloguero por comentarios de un tercero anónimo

Cada vez son más los blogueros denunciados y, a veces, condenados, no por las entradas que escriben, sino por los comentarios anónimos de un tercero en su blog. En España, a diferencia del resto de Europa, han decidido que sean los bloggers y no quienes escriben los comentarios, los responsables de todo lo que aparece en el blog y no tenga autoría conocida. 
Yo mismo, ya he sido "advertido" en tres ocasiones de posibles denuncias por comentarios que han aparecido en "Diputaneando". 
La más "curiosa" provino de la Asesoría Jurídica de esta Diputación que se había tomado la molestia de "motu propio" (por encargo de algún madamás de dicha asesoría) de mandar imprimir las entradas y comentarios sobre un cierto asunto, organizar un
dosier debidamente subrayado con colores (¡¡qué bonito!!) y entregárselo a una determinada persona por si consideraba oportuno denunciarme. 
Es un tema difícil y espinoso. Si te denuncian por un determinado comentario vas listo. No tienes escapatoria: -Has permitido que aparezca. -Si lo borras, porque borras la prueba del posible delito.
¡Joder, que fino hilan!
Es muy fácil escribir un comentario insultante, y más acudiendo al anonimato. Y más fácil, acusar indecentemente y cobárdemente siempre desde el anonimato, al bloguero de cercenar la libertad de expresión porque lo quitas de enmedio. 
Las sentencias contra blogueros no son de hoy. Algunas han llegado a los 36.000€. Leed este post que apareció hace ya 7 años en el blog de www.mmadrigal.com. No tiene desperdicio.
"Increíble la noticia que ya venía viendo en los medios estos últimos días. El autor del blog Mafius Blog ha sido condenado por una sentencia española por un comentario vertido en su blog contra un profesor de su Instituto. La sentencia sienta la sorprendente doctrina, asimilando el blog a por ejemplo un periódico, de que el dueño del blog es como el director de un medio y por lo tanto eres responsable de los comentarios que se hacen en tu blog aunque tu no seas el autor/a. Como si la no posibilidad de identificar al comentarista (la mayoría de internautas utilizan nicks) derivase la responsabilidad en el autor del blog.
Es obvio que la jueza en cuestión no tiene ni pajolera idea de lo que es un blog o de cómo funciona Internet, los blogs, los foros online, de hecho el chaval hasta proporcionó el IP de la persona que había dejado el comentario y hasta la ruta que había seguido, o eso afirma en su blog, considero que ahí termina la diligencia exigible al autor del blog. Efectivamente, uno puede procurar que los comentarios no se salgan de madre, yo borro los comentarios que son meros insultos pero por puro sentido común, por no aportar nada, entorpecer la lectura y no tener relación alguna con el contenido del blog, pero en ningún caso pensando ni remotamente que yo podría ser responsable (aunque sea subsidiario) de dichos comentarios. Incluso si fuera un blog de corte más político y hubiera un debate en una anotación en la que interviniera algún autor exponiendo posturas xenófobas o racistas e incluso con algún insulto de por medio, probablemente no lo borraría precisamente para mostrar esa aberración y permitir la crítica de otros participantes. Pero parece que haciendo eso estaría en la cuerda floja, a tiro de jueza vaya. ¿Y voy a denunciar eso en un Tribunal? ¿Voy a ir al Tribunal o a la policía diciendo, miren en mi blog (hay 50 millones) pero en mi blog, alguien ha insultado a Menganito, lo digo para que sepan que no he sido yo?
Supongo que lo que tendría que haber hecho el autor del blog para salir libre de este atolladero es borrar dicho comentario, o, mejor dicho, dejarlo pero denunciar de inmediato su existencia comunicándolo en el Instituto o a la policía, porque si lo borras estás borrando la prueba de la falta o daño cometido y entonces si que te pueden condenar por listo. En definitiva, tienes que hacer de Sumo censor y acusador público de todo lo que se vierta en tu blog, que por definición es accesible a cualquiera dado el medio y no asimilable a otros medios donde la participación de terceros puede pasar un filtro (Cartas al Director…) que no existe en el blog, puesto que si borras el comentario, borras la prueba del daño cometido. Y entender que la diligencia debida al escribir un blog exige denunciar lo que se vierte en los comentarios es inaceptable, porque supone el desconocimiento de que en el blog la anotación pertenece al autor del blog y los comentarios como los chats o los foros online, son campo abierto a la expresión de cualquier internauta, denunciables en su caso por cualquiera o por el perjudicado pero sin derivarse en ningún caso una responsabilidad para el autor del blog.
Art. 1902 del Código Civil español: "El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado". El Art. 1903 añade que "La obligación que impone el artículo anterior es exigible, no sólo por los actos propios, sino por los de aquellas personas de quienes se debe responder". Y es aquí, señores míos donde la jueza supongo que deriva la responsabilidad del autor del blog por los comentarios de terceros, subsidiaria entiendo para el caso de que no pueda identificarse al autor del comentario.
Luego al final tendremos que seguir todos el camino que a mi juicio desvirtualiza la esencia del blog y eliminar los comentarios, no vaya a ser que encima nos condenen. O lo que tampoco me gusta nada, moderar los comentarios, es la única manera de no pasar por una situación como la descrita, filtrar todo lo que se publica en tu blog aunque no seas el autor. ¿Y si tienes un foro público online? Pues supongo que más de lo mismo, filtrar todas las intervenciones. ¿Y si tienes un chat público? mejor no sigamos.

4 comentarios:

Antuan Rodriguez Guzman dijo...

Pos nada, mientras cambian las leyes de intervención capando a jueces que deben soltar a narcos, asesinos, etc por actuar fueras de nuestras fronteras como hemos podido ver estos últimos días, le dan manga ancha pa autores de blogger que sólo intentan destapar el silencio de la corrupción y otras cuestiones.

Anónimo dijo...

Sin ánimo de polemizar y en defensa de la libertad de expresión, me gustaría saber que opináis de una cuestión.

En un comercio venden revistas de todo tipo, actualidad, deportivas, moda, etc ... y también revistas que contienen por ejemplo pornografía infantil. La revista evidentemente no la imprimido el comerciante, él sólo la tiene a la venta.

¿El comerciante es responsable de algo? Algunos de los comentarios que se vierten en los foros, bloguers e internet en general, amparados en el anonimato, pueden ser o estar clasificados como ilícitos penales perseguibles de oficio al igual que en el caso de la pornografía infantil ..... entonces ¿el bloguers en cuestión es responsable de algo o el comerciante sí y el bloguers no?

Creo que por parte de aquellos que ejercen la actividad de que se trate debe existir cierto control para evitar que alguien amparandose en la libertad de expresión pueda cometer algún tipo de delito. Es cuestión de ser responsables, no podemos poner los medios para que unos desalmados puedan hacer daño o cometer esos excesos que son también unibles fuera de las redes, foros, etc ....

Sólo eso, enhorabuena por tu blog y espero que ya estés mejor de tu percance.

puntalanza dijo...

Mal ejemplo has puesto hermano:

Art. 189 del código penal

Será castigado con la pena de prisión de uno a cuatro años:

El que produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere o facilitare la producción, venta, difusión o exhibición por cualquier medio de material pornográfico en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de edad o incapaces, o lo poseyere para estos fines, aunque el material tuviere su origen en el extranjero o fuere desconocido.

La distribución y/o venta de eso que dices en España, gracias a Dios, es un delito tipificado.

Para ese ejemplo mejor hubieras puesto cualquier muestra de "algunos" de la tdt party, llevan años diciendo barbaridades y ningún ministro ha puesto el grito en el cielo.

¡¡ETIAM POHENIX!!

jfjuanes dijo...

Sobre el anterior comentario he de aclarar alguna cosa.
Quien vende pornografía infantil o cualquier cosa ilegal, sabe lo que hace y es responsable de sus actos. Lo hace, tal vez por un beneficio económico.
En un blog, como Diputaneando, no se vende nada. Tan sólo se transmite lo que el autor dice en las entradas que escribe. Los comentarios no los compra el bloguero para luego venderlos y sacar beneficio.
Los comentarios aparecen en el blog y si estos son delictivos el bloguero paga por ello aunque no hayan sido escritos por él.
Un ejemplo. Supongamos que alguien escribe en una valla "Matemos a fulanito". Resultaría ridículo que fuera condenado el dueño de la valla y no quien ha escrito el comentario ¿verdad?. Pues eso es lo que está ocurriendo cada vez más frecuentemente con los comentarios en los blogs. No sólo somos responsables del muro sino de todo lo que aparece en él.
Con este absurdo proceder podría darse el caso rocambolesco de que si un anónimo me amenazase en mi blog con darme una paliza, yo podría ser acusado de haber albergado en el blog un comentario delictivo, aunque estas amenazas fueran contra mí. Sería el absurdo total llevado al extremo.