1/4/14

Los sindicatos del pastel

Se lo oí decir a Julio Anguita en una conferencia (la vi en Youtube).
Y es que los sindicatos más que defender un modelo justo de trabajo han ido tras el reparto de la tarta. A comer, a comer, aunque el pastel esté envenenado.

Y ahora estamos como estamos, con estos sindicatos enmohecidos, retrógrados, ali babados y desnortados.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Los derechos se vulneran sin la existencia de los sindicatos. La situación actual nos muestra que han dejado de ejercer. El enmudecimiento ante problemas gravísimos y su implicación en la corrupción nos hace pensar que es necesaria una reforma que debe de partir de sus afiliados. Si la actitud de los sindicatos mayoritarios sigue esta línea, veo un peligro de extinción, que a la larga perjudicaría a los trabajadores. Creo que es el momento de comenzar a cambiar.

Anónimo dijo...

Los grandes sindicatos se han convertidos en grandes empresas con una estructura burocrática sin precedentes. Muchas de sus luchas se contradicen con su práctica diaria empresarial.
Desconocen cuáles fueron sus orígines y se alimentan del estado.
Se necesita un urgente cambio.

Anónimo dijo...

Se necesita que los echen a todos y entre gente íntegra, sin corromper, sin que deban favores a nadie. Esto que está pasando no puede seguir así. Uno pactando ilegalidades y el otro mirando para otro lado. Pero no se dan cuenta de lo que les viene?

Anónimo dijo...

Manchas de flojos , corruptos , y barrigas agradecías al político de turno

Anónimo dijo...

El problema de estos sindicatos es que se han acostumbrado a bolsos de fabricación china, a cooperativas de viviendas sin viviendas y todo lo demás, a cobrar de ERE falsos y a colocar a sus familiares ay amigos, en eso se han convertido CCOO y UGT.