5/4/14

Así se forraban en la Diputación de Granada

Quién no se de cuenta que los grandes partidos políticos que rigen nuestros destinos viven a costa de los ciudadanos y esquilman legalmente las arcas publicas de ayuntamientos, diputaciones, comunidades y estado, es porque no le da la gana enterarse.
Esto es como lo del pirata y el conquistador que explica aquella frase anónima "Como solo tengo un barco me llaman pirata, y como tu tienes una gran flota te llaman conquistador".
Ya he escrito en varias ocasiones cómo los partidos políticos de este chiringuito diputacional se reparten cada año -en comandita-  1.000.000€ (que son 167.000.000 de las antiguas pesetas). ¡¡¡¡ 2.777,77€ diarios pa el bote !!!!
El PP calla, el PSOE calla, IU calla, Foro calla, PA calla.  ¿Por qué será?
Ahora salta la noticia de que los Diputados y Diputadas socialistas y de IU de la anterior corporación de la Diputación de Granada se enriquecieron a base de bien de una manera "legal" ¡como siempre!, pero éticamente indecente.

el caso de José María Aponte, actual viceportavoz del Grupo Socialista en la Diputación y concejal en el municipio de Santa Fe, es clamoroso porque llegó a cobrar 10.262 euros en un solo mes en dietas y otros gastos cuando era vicepresidente de la Institución.
Los "sobresueldos" durante el anterior mandato fueron cobrados de forma sistemática por PSOE e IU hasta tal punto que algunos diputados de PSOE "veían multiplicadas por dos sus nóminas por conceptos como trabajar a partir de las tres de la tarde además de por visitas institucionales o entregas de diplomas".


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca me pareció normal, la alegría de los políticos cuando los ciudadanos les dábamos nuestra confianza en las urnas. Tanto saltito ridículo y manifestaciones fuera de lugar. Yo pensaba, tanta responsabilidad, debería de dar al menos, otros gestos distintos. Poner a prueba tu programa electoral, casi ná. Pero claro, ahora todo se entiende. La alegría de quedarte con lo ajeno, sin pasar por comisaría, enriquecerse a costa de lo público, defenderte con los instrumentos del estado (abogados, fiscales pagado por nosotros), y tener a la policía y guardia civil subyugados. Ahora se entiende la alegría de los sinverguenzas.

Anónimo dijo...

¿Sólo en la de Granada?
Ya veremos cuando el defensor del pueblo emita el informe sobre las dietas, kilómetros y alojamientos que lleva años pidiendo CSIF.

Anónimo dijo...

EL BERRINCHE DE DON SEBASTIÁN

El presidente de la Diputación de Granada y su equipo de gobierno tergiversan sueldos del anterior gobierno después de que andalucesdiario.es y El Intermedio difundieran su lista de enchufados.

A Sebastián Pérez, presidente de la Diputación de Granada, senador, concejal y presidente del PP provincial, le dio un berrinche la noche en que se vio en El Intermedio, el miércoles de la semana pasada, con su lista de enchufados.
Cargos públicos del PP, excargos que se habían quedado sin empleo, hijos y demás familiares de militantes…
José María Aponte, a quien acusó en plena sesión de haber cobrado sobresueldos de diez mil euros en un mes siendo vicepresidente de la institución en el anterior mandato.

Pero Pérez ocultó que aquél documento que mostraba era la nómina correspondiente al mes de junio de 2010, y no un sobresueldo, y que esa nómina incluía las retribuciones brutas del mes, la paga extraordinaria de junio y dietas y gastos de locomoción correspondientes a los meses de febrero, marzo, abril y mayo de ese año. Lo que en realidad cobró el exvicepresidente ese mes fue su sueldo neto de 2.978 euros, más la paga extraordinaria por un importe similar, y 770 euros correspondientes a dietas y gastos de desplazamientos de cuatro meses.

Aún así, el presidente de la Diputación tergiversó los datos para hacer creer al público asistente que el exvicepresidente socialista cobraba un sueldo escandaloso en el anterior mandato.
Pérez no le dio al diputado socialista la oportunidad de defenderse.
Según fuentes consultadas, en la sesión plenaria no había representantes de los medios de comunicación, salvo la TG7, la televisión municipal que el mismo Sebastián Pérez montó siendo concejal del Ayuntamiento de Granada y que hoy también se nutre de fondos de la Diputación.

Las acusaciones de Pérez apenas tuvieron eco, así que mandó a su diputado de Función Pública y alcalde del municipio de Gójar, Francisco Maldonado, a convocar una rueda de prensa para insistir en la célebre nómina y en otras acusaciones contra miembros del anterior equipo de gobierno.
El diputado del PP mintió sin el menor reparo al afirmar que el exvicepresidente socialista había cobrado un sobresueldo de diez mil euros en un mes.
Los medios afines al PP se encargaron del resto para hacer creer falsamente que José María Aponte había estado cobrando un sobresueldo de diez mil euros al mes más su sueldo.

El viceportavoz socialista se defendió ayer. Convocó a los medios y llevó todas sus nóminas, incluida la que aireaba el PP, para evidenciar la mentira y dejar constancia de que su sueldo neto real como vicepresidente de la Diputación era de 2.978 euros al mes. “La cantidad es exactamente la misma que hoy cobra un vicepresidente de la institución del PP”, explicó el diputado, quien insistió en que Sebastián Pérez no ha cambiado las retribuciones que percibían los corporativos en el anterior mandato, por lo que considera “una mezquindad y una ruindad política sin parangón” del presidente de la Diputación y presidente del PP, Sebastián Pérez.
Para Aponte, las falsas acusaciones vertidas contra él reflejan la “mezquindad y una ruindad política sin parangón del presidente de la Diputación.

El representante socialista ofreció sus nóminas a los medios para dejar constancia de que el PP utilizó esos documentos para construir una mentira.
“Si mi nómina con la paga extra era de nueve mil euros brutos, la del diputado del PP José Antonio Robles, que estaba en la oposición, era de ocho mil y algo porque los diputados de la oposición prácticamente cobraban lo mismo que los del gobierno con menos responsabilidad”, dijo.
El viceportavoz socialista dio todo tipo de explicaciones, pero la mentira ya estaba montada. Pese a la evidencia, el PP no ha rectificado. La cultura anglosajona, donde político que miente, político que se va a su casa, no va con ellos.