6/11/13

Me he hecho fumador pasivo para trabajar menos

Hace unos días no pude por menos de sonreir durante el camino de vuelta a casa, pues un señor que iba sentado en el bus, en el asiento posterior al mío, comentaba, con gracejo gaditano, a su compañero  de asiento, que desde hacía dos semanas se había convertido en fumador pasivo para trabajar menos. 
-¿Cómo es esto?, le comentó. -Tu nunca has fumado.
-Por eso soy fumador pasivo. Mira. Cada mañana me bajo tres veces a la puerta de la Delegación.
Acompaño a quienes salen a fumar. Entre que bajo, me fumo el humo de los cigarros de los demás, subo y me acomodo... un cuarto de hora no me lo quita nadie. Tres cuartos de hora a la mañana. 
-Eso es una chorrada.
-¡Que no!. ¡Que soy dependiente del humo del tabaco y ya no lo puedo evitar!. Así que casi una hora menos de trabajo. 
-Tu eres un listo.-Mira. La razón fue mi compañero, que cuando menos te lo esperas se levanta y desaparece a fumarse un cigarrillo y vuelve cuando le sale. Un día se lo comenté y su respuesta fue "Lo siento, soy fumador. Y como no se puede fumar en el trabajo me veo obligado a bajar a la calle. Yo no tengo la culpa".  Días después me hice fumador pasivo... me bajo cuando quiero y... que nadie se atreva a decirme algo sobre esto. Jeje... Y a mi compañero que le den. Le digo "me bajo a fumar" y se le queda la cara como un plato. Jeje...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sí, claro, claro... ahora resulta que los fumadores trabajamos menos. Ese tiempo que yo empleo envenenándome lo hago muy a gusto, y de paso pierdo de vista durante un rato a los crápulas funcionarios grupos As no fumadores que me rodean y que se tiran las 7 horas y media tocándose los cojones frente a la pantalla del ordenador ¿Para cuándo una reforma de la administración que nos haga trabajar POR OBJETIVOS y no por calentar la silla? Otro gallo cantaría en esta Diputación nuestra.