6/11/13

La incertidumbre que no cesa

Ya no saben qué hacer, a quién acudir. No hay puerta a la que no hayan llamado... Han hablado con amigos y enemigos. Están hartas, cansadas, nerviosas... 
Es duro vivir en tierra de nadie, allí donde todos te responden: ¡No es mi problema!. 
A veces desean tirar la toalla, luego recapacitan y se repiten mil veces: "Yo no soy el problema". "Nosotras tenemos razón"... y siguen. Se preguntan si valdría de algo encerrarse y que las saque la policía de su centro de trabajo.
Se reúnen con mandamases de Diputación para escuchar la misma canción. "No podemos hacer nada". 
Y mientras tanto aguantan, aunque se les llenen los ojos de lágrimas ante el absurdo de trabajar sin cobrar, aunque -a veces- tengan que tomar ansiolíticos porque tienen los nervios a flor de piel.
Son valientes estas mujeres. 
Ahora han decidido estar de brazos caídos en el trabajo y poner carteles en su centro explicando la situación. 
Yo se que antes o después se hará justicia y les darán la razón y muchos caraduras se atreverán a felicitarlas por su tensón y aguante, pero ahora vuelven la vista y pasan de largo.
¡¡Sinvergüenzas!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy triste y lamentable que esto suceda en una corporación que el año pasado sacaba pecho por arrojar unas cuentas en pleno centro de la crisis de 12 millones de euros de superavit. Mi apoyo total a las compañeras.

Esteban Rovira dijo...

Bárbaro, indigno, execrable, abyecto, miserable el comportamiento que se esta teniendo con estas mujeres. ¿Dónde están los sindicatos? ¿Dónde los compañeros? Honorabilidad, honestidad, ética, estética, esas son palabras que los gallos de este corral ni siquiera saben que existen. Sr. Presidente, sres diputados hagan algo por estas mujeres. Detengan ya tamaño sufrimiento. Desde aquí una vez más reitero con más fuerza mi solidaridad, mi cariño y comprensión con las compañeras de Los Barrios y con las Auxiliares de Geriatría que también sufren lo suyo. Un fuerte abrazo a todas. Salud y resistencia

Anónimo dijo...

No hay dinero para pagar a estas mujeres, pero si lo hay para hace un estudio para privatizar Recaudación y que cuesta 40.000€.

Anónimo dijo...

aquí hay dinero para lo que los señoritos quieren, para estas pobres trabajadoras no hay, de vergüenza. Siento vergüenza de esta administración pública y realmente asco, asco de estos señoritos del cortijo que se creen que lo heredaron y no que es de todos los españoles, señores esto es una administración pública. Ojalá estas mujeres les hagan pagar lo que les están haciendo, porque yo lo haría, lo haría sin piedad....