1/9/13

1912 ¡Quién lo diría!

Es un fragmento del libro de Benito Pérez-Galdós "La fe nacional y otros escritos sobre España" publicado en 1912:
HACE 100 Años
“Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No
acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos... Si nada se puede esperar de las turbas monárquicas, tampoco debemos tener fe en la grey revolucionaria (...) No creo ni en los revolucionarios de nuevo cuño ni en los antediluvianos (...) La España que aspira a un cambio radical y violento de la política se está quedando, a mi entender, tan anémica como la otra. Han de pasar años, tal vez lustros, antes de que este Régimen, atacado de tuberculosis ética, sea sustituido por otro que traiga nueva sangre y nuevos focos de lumbre mental”

Tendremos que esperar como mínimo 100 años más para que en este tiempo “si hay mucha suerte” nazcan personas más sabias y menos chorizos de los que tenemos actualmente… ¡pobres españoles! lo que nos costara recuperar lo perdido.

1 comentario:

Esperanza Cadiz dijo...

pues ya ves Juanfra, ni Benito Pérez Galdós acertó, seguimos metido en esa boragime de políticos de pacotilla con los mismos interés personales después de 100 años, de distintas etapas legislativas....dedicarse a la política es hacer lo que ha hecho nuestra primera y nueva presidenta no electa, no saber lo que es dar un palo al agua, ni tener que levantarse algunas mañanas pensando en que le voy a poner de comer hoy a mis hijos...animo a todos tus lectores a que si tienen el estomago suficientemente fuerte se metan a políticos, si yo lo hiciera mi estómago reventaría.