28/4/13

Digas lo que digas, hagas lo que hagas.

"Cierta vez, el maestro Nasrudí­n y su hijo emprendieron un viaje. El maestro prefirió que su hijo viajara montado en el burro y él ir caminando. En el camino encontraron a un hombre que dijo: 
-¡Miren a ese niño joven y fuerte! Así­ es la juventud de hoy en dí­a. No tiene respeto por los mayores. ¡El va montado sobre el burro y hace caminar a su pobre padre! 
Cuando esas personas quedaron atrás, el niño se sintió muy avergonzado e insistió en caminar y que su padre fuera montado sobre el burro. 
Poco más tarde, se cruzaron con otras personas, que dijeron: 
-¡Miren eso! Ese pobre niño tiene que caminar mientras que su padre monta sobre el burro. 

Cuando hubieron pasado a esas personas, Nasrudí­n dijo a su hijo: 
-Creo que lo mejor será que los dos caminemos. Así­ nadie se quejará. 
Continuaron su viaje, ambos caminando. Poco más tarde, se encontraron con otros, quienes dijeron: 
-¡Miren a esos tontos! ¡Ambos caminan bajo este sol ardiente y ninguno de ellos monta sobre el burro! 
Ante esto, Nasrudí­n se volvió hacia su hijo y dijo: 
-Esto sirve para demostrar qué difí­cil es escapar de las opiniones de las personas". 

4 comentarios:

Manuel Tizón dijo...

Así es. Lo importante, hacer lo que uno debe. Mi lema "Hago lo que debo y me debo a lo que hago" De esta forma no importa lo que digan, salga bien o mal, se hace por decisión propia.

Anónimo dijo...

Un ejemplo de esto lo tenemos en el sindicalista Ahumada. Denuncia un supuesto regalo de 2.000.000 de euros a recaudación y aprovechan para acusarle de que "hace tiempo que no va por allí".

J. M. Ahumada dijo...

Querido anónimo: ¿sabe usted que todavía no he recibido nada en mi correo electrónico?
Me da la impresión de que alguien escribió ciertos comentarios con la única intención de hacer daño.

Der campo dijo...

Si dicen, que dizan, no fuéndolo...