17/3/13

Un hombre puede ser destruido pero no derrotado.


Tenía 17 años cuando leí la novela de Hemingway "El viejo y el mar". La impresionante lucha de un viejo pescador contra los tiburones que van devorando lentamente, en su vuelta a la playa, el enorme pez que ha conseguido pescar. 
Me impresionó la lectura de la novela y sobre todo una frase que nunca he olvidado: "El hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado".

10 comentarios:

Antuan Rodriguez Guzman dijo...

En el dia de ayer, estaba de servicio y vino un compañero, el cual tras una conversacion hablabamos de que el consorcio tiene poder, que si en cuanto me resvale pasare por la mira telescopia del señor que manda y sere "DESTRUIDO", tanto yo como mi amigo Angel Ayan, le intentaba hacer ver que mi interes personal tan solo es ayudar a los demas no luchar con nadie y le intentaba hacer ver que su situacion no es como la mia, el es sumiso y obediente a una causa, EL DINERO.que le pagan por tener la posicion que tiene, Dinero que no vale para nada si te vence una enfermedad, Que no se da cuenta que hay guerras sin armas, que hacen y destruyen mas, hay miles de ejemplos.
Hoy podemos ver como el mayor poder es el de la comunicacion, no hace falta usar la violencia para destruir a nadie, vemos como han "limpiado" a peridistas y a gente de influecias.
No me cansare decir que me dejen trabajar para las personas quienes me pagan y hacen que podamos susitir mi familia y un servidor, y aquellos que juegan con mi vida en pro de su beneficio tambien tendran su momento su juicio.

Fuerza y Honor!! Animo Jose!!

Anónimo dijo...

Primero: leí El viejo y el mar hace unos años y me aburrí como una ostra. Empecinamiento senil llamaría yo a lo del protagonista.

Segundo: un hombre puede ser derrotado, destruido y mucho más: ridiculizado, aplastado, escupido, meado y cagado encima, sodomizado...(siguen los puntos suspensivos hasta el infinito)

Tercero: empiezo a estar un poco harto de fuerzas, honores y bomberos llamados José. Que sí, que ya sé que si no me gusta el contenido de este blog puedo no entrar.

Todo ello sin ánimo de incordiar.

Anónimo dijo...

Querido anónimo eres un chinchoso, pero... llevas razón.

Anónimo dijo...

Nada, pues a chuparla los dos que por lo que se ve se os da bien.

Tal y como están las cosas llorareis sangre mientras contempláis como devoran a vuestros hijos POR COVARDES QUE SOIS, a mi me pasará lo mismo pero yo estoy preparado.

Por cierto mamelucos ¡FUERZA Y HONOR!

José Gómez Sánchez dijo...

Al anónimo de las 20:36; Tú lo has dicho, si no te interesa no entres en este blog. No espero que comprendas la situación que vivimos los bomberos en este infumable consorcio. Pero si te exigiría respeto para con los que sufrimos esta situación. Y si, yo coincido con el autor, a un hombre se le puede vencer físicamente -destruirlo hasta hacerlo desaparecer- pero si este quiere, si su voluntad es firme, jamás lograran derrotarlo -la derrota es algo espiritual- y creo que a eso se refería Hemingway. Los libros a veces hay que interpretarlos, no asimilarlos literalmente. SALUD Y REPÚBLICA. FUERZA Y HONOR. ANIMO JOSÉ.

Anónimo dijo...

Yo me canso de cobardes, dais penas los dos anónimas primeras,

Anónimo dijo...

de está manera se expresan los perros de este consorcio y esto va por los anónimos de las 20,36 y 21,45 . FUERZA Y HONOR .José estoy contigo

Anónimo dijo...

Para el anónimo de las 20:36:00.
Me dan pena tu comentario. Es de vergüenza lo que dices. Yo también he leído ese libro. Es una maravilla. pero tú al no dejarse doblegar por la adversidad lo llamas "empecinamiento senil".
Te burlas de los hombres y mujeres que han resistido torturas sin límites hasta la muerte y no han perdido la dignidad.
Te burlas de la gente que apoya al bombero José por haberse atrevido a no doblegarse ante el poder.
No sé quien eres, pero eres penoso. Eres la carne de cañón que necesitan los dictadores y autoritarios. Eres una pena.

Anónimo dijo...

Tan solo decir una cosa al anónimo de las 20.36, sin entrar en si es hombre o mujer, espero que nunca traten como dices en el punto segundo ni a tu ascendencia, ni a tu descendencia, porque seguro que ellos no tienen culpa de tus creencias, ni de lo que aquí has expuesto.

Anónimo dijo...

¿No te da verGüenza pensar lo que piensas? anónimo de las 20.36,