7/2/13

Hablando de mis cosas

Copio esta entrada de nuestro compañero José Mª Rodríguez: (Ver aquí)
"Venciendo mi natural oposición a exponer en público mis sentimientos y mi estado de ánimo, me animo a hacer público el enfado que siento con la persona empleada de la Diputación Provincial de Cádiz, mi querida empresa durante más de 34 años, responsable del trato despectivo hacia el que esto escribe como les relato a continuación.
            Hace ya bastantes años presenté en el Servicio de Publicaciones de la corporación provincial un libro que era el fruto de varios años de investigación histórica sobre la desamortización que el navarro Pascual Madoz, Ministro de Hacienda de Isabel II, llevó a cabo sobre los bienes municipales de nuestra provincia. Esta desamortización continuaba la obra que el gaditano Mendizábal había comenzado con los bienes de la Iglesia, pretendiendo la misma finalidad, recaudar fondos para el Estado en una época de crisis financiera con motivo de la guerra contra los carlistas.  
            Como el resultado de esta desamortización significó un descalabro para las haciendas de nuestros Municipios, creí que su publicación sería de interés para la historia de la provincia, y alentado porque con anterioridad la Diputación de Cádiz había editado un libro del profesor Ramos Santana sobre dos años de este proceso en el que se vendieron en Cádiz los puestos de la plaza de Isabel II, hoy San Juan de Dios, me decidí a presentarlo al tratarse de una obra más completa pues comprendía a todas las poblaciones de la provincia y llegaba hasta comienzos del siglo XX.
            Al cabo de algunos años, una misteriosa y secreta comisión decidió, sin comunicármelo por escrito, que mi libro se publicaría, por lo que procedí a su modificación y maquetado siguiendo las instrucciones que me dieron desde el citado Servicio de Publicaciones.
            Pero pasaron los años y siempre se posponía su publicación por problemas de presupuesto, relegándose a favor de otros libros, mejores que el mío o cuyos autores caían más simpáticos a los políticos responsables que se fueron sucediendo en la dirección de las publicaciones de la casa de la plaza de España.
            El año pasado, consciente de que la publicación no vería la luz, sin quejarme ni hacer ningún tipo de reproche, solicité su devolución para editarlo por mi cuenta, ya que creía que merecía la pena su publicación porque aclaraba una etapa importante en la historia del siglo XIX en nuestra provincia.   
            Al pasar más de un año sin tener noticias de mi petición, a la que se le aplicó un silencio administrativo ilegal e impropio de una Administración democrática de la Europa del siglo XXI, presenté un nuevo escrito dando las gracias por la discriminación sufrida y rogándole que cesaran en la tramitación de mi petición ya que había localizado otra copia del mismo que usaría para su remisión a la editora. Por razones que se me escapan, pues soy muy torpe, este otro escrito tampoco mereció la gracia de ser contestado, por lo que me encuentro en estado de irritación, enfado, enojo, o como quieran decirlo, con la Diputación Provincial, mi muy querida empresa.
            Fruto de esta irritación, aunque comprendo que lo que les cuento es un asunto nimio y que este trato discriminatorio no tiene ninguna importancia si lo comparamos con el trato que sufren algunos ciudadanos de nuestros políticos y administraciones públicas, con la ayuda del señor Google y sin pretender ser pedante, he localizado algunos libros similares al mío que han publicado otras Diputaciones.
            Les prometo que la provincia de Cádiz también tendrá su libro sobre la venta obligada por el ministro Madoz de sus bienes municipales. Es lo menos que le debo a mi empresa y a la historia de los municipios que representa a los que he conocido y respetado a lo largo de mi vida laboral. Y ya termino pidiéndoles perdón por distraerles con mis cosas personales y decirles que, como es lógico y de justicia, están totalmente dispensados de leer las referencias que siguen.

Diputación de Toledo 1965: J. Porres Martín-Cleto, La desamortización del siglo XIX en Toledo.
Diputación de Sevilla  1970: A. Lazo Díaz, La desamortización de las tierras de la Iglesia en la provincia de Sevilla (1835-1845).
Diputación de Álava 1975: J.M. Motilos Poza, Desamortización, Fueros y Pronunciamientos en Álava en el siglo XIX.
Diputación de La Rioja 1977: R. M. Lázaro Torres, La desamortización de Espartero en la provincia de Logroño (1840-1843).
Diputación de Tarragona 1979:S. J. Rovira i Gómez, La desamortizació dels bens de l’Esglesia a la provincia de Tarragona (1835-1845).
Diputación de Valladolid 1980: G. Rueda Hernanz, La desamortización de Mendizábal en Valladolid (1836-1853).
Diputación de Cuenca 1985: F. González Marzo, La desamortización de la tierra eclesiástica en la provincia de Cuenca.
Diputación de Granada 1985: M. Gómez Oliver, La desamortización de Madoz en la provincia de Granada.
Diputación de Zaragoza 1986: F. Zaragoza Ayarza, La desamortización de Madoz en el municipio de Zaragoza durante el Bienio progresista (1854-1856).
Diputación de Palencia 1986: P. García Colmenares, La desamortización de Palencia en el siglo XIX.
Diputación de Valladolid 1986: J. R. Díez Espinosa, Desamortización y economía agraria castellana. Valladolid, 1855-1868.
Diputación de Valencia 1986: J. Azagra Ros, La desamortización de Godoy en Valencia (1799-1807)
Diputación de Almería 1987: M. J. Navarro Godoy, La desamortización de Mendizábal en la provincia de Almería (1838-1849).
Diputación de Lugo 1987: B. Martínez Domínguez, A desamortización eclesiástica do Trienio liberal na provincia de Lugo (1820-1823).
Diputación de Sevilla 1987: M. Parias Sainz de Rozas, El mercado de la tierra sevillana en el siglo XIX.
Diputación de Tarragona 1979: S. J. Rovira i Gómez, La desamortizació de Madoz a la provincia de Tarragona (1859-1886).
Diputación de Zamora 1989: J. R. Díez Espinosa, La Desamortización en Zamora. La gran propiedad.
Diputación de Ávila 1990: I. Ruiz-Ayúcar Zurdo, El proceso desamortizador en la provincia de Ávila (1836-1883).
Diputación de Guadalajara 1990: L. López Puerta, La desamortización eclesiástica de Mendizábal en Guadalajara.
Diputación de Pontevedra 1991: A. Artiaga Rego, A desamortización na provincia de Pontevedra,1855-1900.
Diputación de Pontevedra 1993: R. Vallejo Pousada, A desamortización de Mendizábal na Provincia de Pontevedra, 1736-1844.
Diputación de Cáceres 1994: J. García Pérez, Las desamortizaciones eclesiástica y civil en la provincia de Cáceres (1836-1870).
Diputación de León 1994: M. J. García González, La desamortización de Mendizábal y Espartero en EL Bierzo.
Diputación de Ciudad Real 1997: Á. R. del Valle Calzado, La desamortización de Madoz en la provincia de Ciudad Real"

5 comentarios:

jfjuanes dijo...

Querido José Mª: Eso te pasa por ser un hombre estudioso, investigador, instruido, culto, independiente... Si hubieras doblado la cerviz, si hubieras... ¡qué puedo contarte que no sepas!... te habrían publicado cualquier libro. Ya sabes las envidias que hay por aquí, ya conoces los ineptos que han llegado a la mas altas cumbres de ineptitud. En fin, siento esta jugada sucia de esta Diputación que no cambia.
Suerte con tu libro.

Anónimo dijo...

Otro claro ejemplo del trato que se dispensa por aqui a los que simplemente se dedican a trabajar, estudiar y querer difundir su conocimiento entre los demas; pero que claro esta ni baila el agua de nadie, ni se postra genuflexo ante los nuevos caciques. Mi apoyo a Jose Maria, y espero su interesante libro para adquirirlo.

Anónimo dijo...

José María: ¡Qué pena de Diputación!

Anónimo dijo...

José María: ¡Qué pena de Diputación!

Geriatra 2008 dijo...

Que se puede esperar de esta Di-puta-ción.