14/1/13

Piensa mal y ¿acertarás? (1ª parte) O como hacer las cosas incorrectamente

La fama de que algo huele a podrido en esta diputación, nos persigue. Bueno, también nos la hemos ganado a pulso a base de hacer las cosas mal, sin luz ni taquígrafos.
Me refiero, en este caso, a las última promoción interna para ocupar las plazas de “administrativa/a”: 20 preguntas tipo test. Antes del examen se comunica a las personas asistentes que para aprobar se necesitan un mínimo de 10 respuestas acertadas. Parece lógico. La puntuación es muy sencilla. El número total de respuestas acertadas divido por 2.  Todo
correcto por ahora. Aunque llama la atención que “no se penalicen las respuestas incorrectas”. Quiere decir que puedes responder a voleo cuando no sepas una pregunta. ¡Curioso! ¿Verdad?. Y como la imaginación es libre, seguro que más de uno/a se preguntará: ¿A quien benefician las respuestas a voleo?.
Pero lo más llamativo, es lo sucedido después del examen. Se había dicho públicamente que para aprobar era necesario tener 10 respuestas “acertadas”, la mitad del cuestionario... Pues, ¡huala!... Aparecen puntuaciones con decimales no terminados en 0,5. Lo que es imposible cuando la división del total de respuestas acertadas se divide entre 2. Simple matemática parda. Resulta que los otros decimales aparecen porque deciden aprobar (contra lo acordado y anunciado públicamente), a quien haya acertado 9 preguntas, calificándolo con un 5.  El jurado ¡¡ha decidido!!, después del examen, que aprueben quienes hayan acertado 9 preguntas de 20. ¡¡¡Ohhhhh!!!. ¡¡¡Que jurado tan bueno!!!. Y ¿por qué no con 8 o 7 o 6 preguntas acertadas?. 
Y como la imaginación es libre, seguro que más de dos se hacen una pregunta ¡¡¡malintencionada!!. Pregunta que me ha planteado alguna gente.  ¿A quien beneficia esta repentina bajada de aciertos? ¿Tal vez a algún sindicalista bien posicionado?.
El problema de estas cacicadas es el siguiente: Aunque se haga con buena intención, siempre, siempre quedará la duda que en esta diputación “algo huele a podrido” y se sospechará de influencias, y no habrá forma de demostrar lo contrario, perjudicando a las personas que se han visto beneficiadas y no han tenido nada que ver en el apaño. Y reforzará la poderosa idea gaditana que en esta esta diputación siempre “algunos/as” aprueban gracias a ser quien son y otros se quedan en la cuneta por no tener padrino.

8 comentarios:

puntalanza dijo...

¡ESO EH ASÍN!

PSOE=PP=IU=UPyD=ETC.

Ejemplo: Ya se rumorea que en Chiclana el PVRE está cosechando beneficios personales (trabajos para hijos y demás prebendas).

Pero claro es es la gente que es muy mal hablada.

¡FUERZA Y HONOR!

Anónimo dijo...

Juanfra, hay un lapsus en la entrada: si uno acierta 13 preguntas, y dividimos entre 2, da 6'5 puntos...

¡Ya hay decimales, no?!. Distinto es que el único decimal que debe aparecer, en este caso, sea .5, eso sí...

jfjuanes dijo...

Tiene razón. Ya está corregido. Gracias

Anónimo dijo...

Ufff...preguntarle a las geriatras del 2008 a ver que os contestan, ...pregunten, pregunten.

Crazy Civil Servant dijo...

Mucho ha tardado este asunto en aparecer en este blog, dada la "oscuridad" que aparenta. Ciertamente, da que pensar que se decidiera bajar el corte a 9 aciertos para aprobar y que precisamente uno de los pocos 5 pelaos lo ostente un conocido sindicalista.

Y no llama tanto la atención el hecho de que no puntúen negativamente las respuestas falladas, es algo habitual en los exámenes tipo test de Diputación, lo cual no es ninguna irregularidad. Se puede optar por ello o no.

Anónimo dijo...

No me dirás Crazy que si la nota de corte estaba en 10 es 10 y no se baja a 9 porque queramos a aprobar a nadie, eso es enchufismo puro y duro, amigismo y todo lo que quieras decir, para mí eso es de juzgado de guardia, porque en un ente de la administración pública esto no deberia de estar permitido...esto no es la Diputación de Ourense aunque gobiernen los mismos.

Anónimo dijo...

aqui al menos las cosas se pueden medir numéricamente. Hace tiempo me comentaba un chico que se había presentado a la plaza de técnico del gabinete de prensa que se convocó en 2011, y que la prueba práctica había consistido en formularles la pregunta "ideas para un bicentenario". Así, tal cual... Como coj---s se corrige eso?? si me gustan tus ideas te pongo un 8 o un 9 y si no me gustan te pongo un 3?? o que? Y quien era nadie en ese tribunal para evaluar la idoneidad de las ideas propuestas? Y Como se mide la pericia técnica (o lo que sea que quieran medir en un periodista) con esa pregunta... Ni que decir tiene que la plaza se la dieron a un pupilo de un miembro del tribunal. Pero no se contentaron con eso, sino que suspendieron con bajísima nota a todo el que llegó a la prueba práctica para quitarles las ganas hasta de reclamar, a excepción del que se hizo con ella que seguramente como ya trabajaba en la Diputación, pero en otro servicio, tuvo las "ideas más geniales". En fin, cosas como esta son las que a menudo nos hacen agachar la cabeza de la vergüenza a los que trabajamos en la Diputación.

Anónimo dijo...

Pues mas vale que no agacheis tanto la cabeza, porque aupais el culo, y denuncieis cosas como esas, así al menos todo el mundo sabrá como se las gastan en Diputación y algún día, tal vez, empiecen a rodar cabezas, espero que mas pronto que tarde.