14/10/12

Recaudación y Sus obsoletos sistemas informáticos (IV)

Si alguna persona piensa que el  Servicio de Recaudación cuenta con un moderno y potente equipamiento informático, dada la naturaleza del trabajo que desarrolla, está muy, pero que muy equivocada. 
La principal herramienta es un vetusto y anticuado programa llamado SIGRE (ver aquí), que ya ha cumplido  25 años en Servicio. Su mantenimiento conlleva un enorme coste económico y humano.
El Programa GADIR con el que pretendieron sustituirlo, del que ya he hablado en otra ocasión, fue un ambicioso proyecto (o más bien un proyecto de gente ambiciosa, que no es lo mismo), costosísimo a más no poder, que ha terminado
siendo una "cagada" -perdón por la expresión, pero así me lo han descrito- (Se baraja un coste de un mínimo de 5.000.000 de euros gastados hasta la fecha). Me cuenta un compañero que este programa fue un chollo para los directivos de recaudación: Viajecitos, comidas, dietas, estancias, viajes al norte para ver como funcionaba la aplicación en otros sitios, cursos pagados, etc, etc... También me informan que hay un informe (un tanto secreto) de EPICSA donde se viene a decir que los gastos ocasionados por el desarrollo de tan "puntero" programa no se corresponden con la situación en que se encuentra. Así, que después de la millonada gastada no se sabe si es viable, o no lo es. 
Y otro compañero me manda un galimatías-adivinanza, para que lo descifre, sin darme más explicaciones -debe pensar que soy adivino: "Dietas, Regalos, Pantallas de Plasma, Caixa, Restaurantes, Viajes, Puerto deportivo de la Villa Olímpica de Barcelona, Kilometraje". Si alguien sabe de qué va que me lo diga.
Para terminar cuento el tema de los ordenadores personales, unos 150, que la empresa DELL proporcionó en  renting. Pues bien, resulta que DELL envió un camión para llevarse todos los ordenadores, pues el contrato había finalizado el  31 de diciembre de 2011 y la anterior dirección no había tomado ninguna decisión para solucionar el problema, a pesar de haber sido in formado reiteradamente. Si DELL se los hubiera llevado se habría paralizado toda la actividad del Servicio de Recaudación.
El análisis de todos estas informaciones hace pensar que el Servicio de Recaudación está muy, muy, muy por detrás (en este tema) de otras Diputaciones y administraciones públicas. Por ello no me puedo explicar como el anterior Director dijo aquello de un “Servicio Puntero” en el panorama nacional y en cuanto al desarrollo informático: "Se trata de una experiencia pionera en España". (por decencia y decoro me callo lo que pienso)
*El próximo día, última entrega: "De como se quisieron convertir en un organismo autónomo) ¡Y a punto estuvieron de conseguirlo!
Pasado mañana, más

4 comentarios:

I surrender dijo...

O sea, que el SPR. y GT. de la Diputación de Cádiz puso su granito de arena (o más bien su canto rodado) en el gasto público, para llegar a la situación que todos conocemos, en la que toca retratarse -martín, martín- a los curritos de a pie.
Es que es criminal, joé.

Byron dijo...

I surrender amigo,

Te cabe alguna duda, si no yo te la desvelo, que esta gentuza iba a tocar todos los resortes posibles del aspecto de la ilegalidad, el despilfarro, la ineptitud, la mediocridad, etc, etc,.
Todos estos que están aún ejerciendo funciones administrativas públicas deben ser investigados por sus actuaciones, y pagar con responsabilidad última sus actos si es que estos merecen sanción.

No nos damos cuenta que si no pedimos responsabilidades y expedientamos si hace falta, todo seguirá igual. Y entonces todo será más penoso que lo que es.

I surrender dijo...

Efectivamente, Lord. ¿Pero cómo se haría tal cosa? ¿Nos personamos en el juzgado de guardia? ¿Recogida de firmas? ¿Deambular delante de la puerta de Diputación portando un cartel donde se denuncia la espuria situación?

Igual cualquiera de estas acciones, por ingenuas e inútiles que puedan parecer, dan algún resultado.

Pero si los que tienen que mover ficha se plantan...

G.G. Byron dijo...

Querido amigo, no puede quedar en agua de borrajas, debemos unirnos y hacer todo lo posible que esté a nuestro alcance como ciudadanos y como contribuyentes. Basta ya.

Es el momento de dar la cara. O si no todo quedará igual.