17/10/12

Nos crujen vivos

Forges ha contribuido a alimentar el topicazo
Ya sabes qué te va a ocurrir como tengas la idea de ponerte enfermo/a... ¡Reducción salarial!. Parece que esta vez los comentaristas de los diversos periódicos están mas calladitos y no han aplaudido la dislocada medida del gobierno. No obstante, no sé por qué, pero me da que gran parte de la sociedad aplaude esta medida insana y cruel.  Es que al funcionariado le han colgado el san Benito de Vago. "Vago redomado" Así lo entienden y por eso nos sentimos tan desprotegidos socialmente ante los agravios a los que nos someten.
El caso, y esto es lo peliagudo, que tal San Benito tiene una brizna de verdad... Si, la verdad de esa gente que no da ni palo al agua y exhiben su vaguearía sin pudor. ¿Quien no conoce en esta Diputación a vagos y vagas recalcitrantes. Verdaderos profesionales de no hacer nada? Son los menos, pero los que más dan el cante. Vamos, que hay quien se le ha olvidado qué es eso de trabajar y aprovechan el tiempo para alimentar sus "otras" aficiones. Encima, suelen ser bien vistos por los superiores jerárquicos. Entre que los vagos y vagas siempre han tenido cierta capacidad de engatusar y los/las apocados/das jefes/fas que se limpian las manos cuando se les dice que fulanito/a no da ni golpe... pues está todo el pan vendido.
¡Claro que hay profesionales de la baja! Nadie lo puede negar.
Y para poner firmes a unos cuantos sacan una norma en la que todos aparecemos como vagos post fiesta a costa del erario público, y nos fríen con una ley absurda, discriminatoria, confiscatoria y cruel.
Y a todo esto, la pandilla de vagos y vagas que todos conocemos seguirán campando a sus anchas porque ningún jefe o jefa se atreve a cantarles las cuarenta. ¡Es que alguno es tan simpático...!
¡Menuda panda! Así estamos. 

3 comentarios:

Muerto Danzante dijo...

Y además, ese personal tan dado a la holganza suele contar con el beneplácito sindical, capaz de partirse la cara por semejantes prendas.

Anónimo dijo...

Yo se de muchos que se pegan toda la mañana escribiendo en su blog y no pasa nada, ademas dando lecciones de moral!

Anónimo dijo...

Tienes más razón que un santo, además son los que más protestan, los que más derechos tienen y los que hacen lo que les da la real gana con el consentimiento de los superiores, y los demás a comernos los marrones que ellos mismos van creando