9/9/12

En defensa del anonimato y la libertad de expresión (I)

WE ARE LEGION

La inmensa mayoría de las intervenciones en los blog de todo tipo y condición (particulares, en periódicos, etc) se escriben desde el anonimato o usando un nick, que es exactamente lo mismo, aunque aparente otra cosa.
Algunas personas se rasgan las vestiduras, claman al cielo y sentencian a quienes así actúan y a quienes se lo permiten. Por ejemplo, decía Fernando Santiago hace ya tiempo (ver aquí) refiriéndose a este tema: "Todo lo que alguien no es capaz de decir con su propio nombre, es sospechoso. Oculta alguna intención inconfesable".
Considero tal aserto un disparate mayúsculo, que
Fernando, como hombre que se dice de izquierdas, debería haber matizado. Cabe recordar aquella normativa de la época de la dictadura en que todo panfleto, escrito o cartel impreso debía llevar obligatoriamente la identificación de la imprenta donde se había realizado, de otra manera se incurría en una ilegalidad. ¡Que trampa para identificar y perseguir al autor y a quien lo publicaba! ¿Verdad?. Pero, claro, eran sospechosos porque seguramente tenían intenciones inconfesables... como atacar el régimen
Y digo que debiera haber matizado, porque con tal aserto se carga de un plumazo toda la historia de anónimos panfletos, pasquines, folletos, carteles, pintadas, pancartas, graffitis, publicaciones y demás anonimeces habidas y por haber que han criticado el orden establecido: ¡Por sospechosos e inconfesables!. 
¿Por qué se usa el anonimato en los blog? Cuando se trata de hacer un comentario crítico al poder (de cualquier clase) establecido, creo que, en la inmensa mayoría de las ocasiones, por miedo... miedo a las represalias. Sí, miedo a las represalias de quienes tienen, usan y ostentan el poder de cualquier tipo que sea y en cualquiera de sus formas y grados.
Así que el anonimato de quien critica no es un invento de quienes lo utilizan, sino una imposición de quienes han ejercido y ejercen la temida autoridad. Con el anonimato se defienden de la práctica establecida de la represalia en mayor o menor medida.
Dejémonos de hipocresías: Quienes atacan el anonimato en los comentarios de los blogs, salvo raras excepciones quijotescas son personas que tienenusan y ejercen algún tipo de poder, y de una u otra forma se le teme. 
Con esto, no estoy defendiendo los anónimos que se escudan en esta práctica para atacar, insultar o denigrar a otras personas y que no tienen la valentía de poner su nombre. Estos son los mínimos y hay medios suficientes para controlarlos y reducir su impacto, y en última instancia está la justicia para ponerlos en su sitio, en caso de que sus comentarios sobrepasen los límites establecidos. 
No es admisible limitar la libertad de crítica y expresión por parte de quienes ostentan algún tipo de poder, acudiendo a la manida y autoritaria excusa de "lo malos que son" unos pocos. Ya sabemos como ha utilizado el poder, desde siempre, la parte y el todo, generando normas restrictivas y limitando derechos de todos basándose en el incorrecto comportamiento de una parte. 
¡Qué bien les ha ido así! Conozco muy bien ese rollo. (Continuará)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy acertado todo su articulo menos que Fernando se considera de izquierda, eso seria hace años, ahora cada vez mas encaja en intereconomía de colaborador

Byron dijo...

Byron:

Señor F. Santiago, usted si que debería utilizar en algunas ocasiones el anonimato, por la sencilla razón de la que el lector no supiera las muchas tonterías, faltas de total criterio e incoherencia que utiliza en algunos artículos.

Byron is back.

Byron dijo...

"Oculta alguna intención inconfesable". El señor Santiago es una mezcla entre Freud-Jung, se ha lucido, para decir tonterías, quédese un paso más del anonimato, osea, no diga nada....quédese en la redacción mental de lo que escriba.

Byron.