7/5/12

El uso inapropiado de la Diputación para actividades privadas

Es de suponer, que a partir del momento en que Julio Malo ha sido agasajado (previo pago) y despedido en uno de los patios de Palacio, a partir de este momento, cualquier empleado o empleada de esta diputación podrá celebrar su jubilación en uno de los patios o salones de este palacio, que le cederá gustosamente la presidencia.
No quiero pensar que se vayan a hacer distinciones de acuerdo a la ficticia "categoria" laboral, humana, ideológica, económica o pertenencia a un clan de la persona que se jubila. 
Incorrecto por parte de quienes organizaron el acto, incorrecto por parte de quien dio el permiso, incorrecto por quien permitió su despedida de esta manera. 
He hablado de esto con algunos compañeros y coincidimos en que fue posible por ser quien era el agasajado y por suponerle valores y méritos que otros -parece- no tienen.
Desde el nacimiento de este blog definí la diputación como un cortijo y así se lo dije al Sr. Loaiza cuando accedió a la presidencia. Actos de este tipo vuelven a reivindicar el sentido cortijero de la Diputación.

28 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero en este cortijo no mannda su dueño,aqui mandan los de siempre.

Anónimo dijo...

¡Qué razón tienes, anónimo! Pobrecito mi patrón

Anónimo dijo...

Aqui no existe eso de DONDE HAY PATRON NO MANDA MARINEROS

Anónimo dijo...

Ya he reservado los dos patios para hacer un fiestón cuando me jubile y ¡gratis!

Anónimo dijo...

No sólo se hacen distinciones en cuanto a agasajos y despedidas, sino también en muchísimas más cosas.

El uso de los coches oficiales ¿también está en función de la "categoría" laboral o pertenencia a un clan o quizas es en relación a los "valores y méritos" que NO TODOS/AS tenemos?

Anónimo dijo...

Unos celebrando y otras llorando los casi seis meses que llevan sin cobrar. Hablo de las dos limpiadoras de la Fundación Provincial de Cultura, a las que ha habido que ayudar recogiendo dinero entre los compañeros de la Fundación porque están en las últimas. Cuánta injusticia

Anónimo dijo...

¡Pues no lo sabes tú bien!
A este señor le han "apañado" una jubilación deprisa y corriendo, para que pudiera cobrar la póliza por invalidez de 18.000 euros, antes de que a finales de marzo se acabase la vigencia de la misma (el decreto Rajoy impide su renovación).
Seguimos en Diputación con el sistema de castas: por un lado los parias y por otro los bramanes.

Anónimo dijo...

N o me creo que sea verdad eso de que le han apañado la una jubilación para que cobre la póliza. Es muy fuerte lo que dices

Anónimo dijo...

Pues indaga en su círculo más cercano. Porque encima alardean de ello...

Anónimo dijo...

Eso no es cierto. No hace mucho se celebró tambien la despedida de una compañera, ordenanza... claro que fue menos sonada, no tuvo tanta difusion. Pero el patio se cedió igualmente. Nada de preferencias en virtud de las categoria. Por favor.

Vlad Tepes dijo...

Supongo que hay veces que es difícil evitar meter la pata, pero en otras ocasiones es realmente sencillo, y este caso pertenece al segundo grupo.
El Palacio Provincial es un espacio público, y ese tipo de agasajos no debería encontrar hueco allí. Más que nada por los agravios comparativos que puedan darse.

Anónimo dijo...

Creo que hablamos sin documentarnos. A lo mejor yo el primero, pero... la sala de prensa se cede a cualquier entidad que la pida para una presentación o una rueda de prensa aunque sea ajena a la diputación. El salon regio se presta a los novios para hacerse fotos. No entiendo porque el patio del palacio no puede usarse para la despedida de trabajadores que han echado aqui muchisimos años (que además julio malo ni es el primero ni será el ultimo). De lo demás no se nada.

Anónimo dijo...

HASTA SIEMPRE JULIO MALO. Excelente compañero, buen amigo, hombre de bien y brillante profesional. Se ha tenido nque retirar porque ha perdido la vista. Juanfra, no está bien despedirle aquí con comentarios mezquinos. Y un dato, el decrto Rajoy npo impide la renovación de la póliza. Julio, perdona las envidias, dejas muy buenos amigos y una estela de bondad y profesinalidad. Adios y gracias.

Anónimo dijo...

Por favor Juanfra, un poco de delicadeza con un buen ncompañero que no se retira para pillar unos eurillos de un magro seguro sino porque ha perdidoo la vista. Más aún tratándose de un compañero en extremo generoso, cariñoso y pundonoroso en su trabajo. Por mi parte opino como el anterior. Gracias Julio, buena suerte. Aquí se te quiere y mucho.

Anónimo dijo...

Mal Juanfra, muy mal, en lugar de despedir a un buen compañero que ha de retirarse prematuramete por motivos de salud, nos sales con cotilleos miserables. Este tipo de cosas hacen de este blog un libelo cutre y grosero. Perdónale Julio, y no hace falta que te lo diga, todos conocemos la claridad de tu coquito y la grandeza de tu corazón. Te queremos.

Anónimo dijo...

Yo asistí a la despedida de Julio porque le quiero. Y pienso que fue un buen uso de ese patio que el cubrió mediante una bella montera, como todo lo que nos ha dejado, desde la confortable cafetería blanca hasta la propia fachada de nuestra Casa Rosa. Jiuanfra...no es mejor despedirme en tu blog hablando de esas cosas y del grato recuerdo que deja entre los compañeros que brindamos por el en ese patio que no pudo tener mejor uso?

Anónimo dijo...

Juanfra, yo tampoco entiendo que critiques con acritud el uso del patio cubierto de la Casa Rosa para despedir a un compañero muy querido por muchos que se ha de retirar después de un cuarto de siglo de trabajo a causa de un triste motivo, haber perdido la vista, esa vista que precisamente le sirvió para pintar de rosa nuestra casa. De verdad que no lo entiendo Juanfra, yo estuve allí y te ruego que rectifiques.

jfjuanes dijo...

Para Julio Malo:
Pues la verdad es que haberte nombrado ha sido un error, por parecer que personalizo en tí una crítica que hago a Diputación y no a tu persona, que estabas allí de paso. Y más cuando nuestro trato siempre ha sido correcto. Así que mil disculpas y perdones.
Ahora bien, Julio, líbrate de quienes te defienden en estos comentarios acudiendo a la lástima y falsa compasión, cosas que tú ni quieres, ni necesitas. Sí, tus defensores o defensoras (aunque creo que tres comentarios son de la misma persona) intentan que sintamos pena por ti repitiendo insistentemente “que has perdido la vista”. Tienes más categoría que quienes rebaten mi entrada acudiendo una y otra vez a tu enfermedad…
Y si mi post te ha disgustado (cosa que comprendo, supongo que dirás que con defensores como estos no necesitas….
Creía que te ibas con los famosos días que acumulamos casi todos que estamos en edad de merecer “la jubilación”. Desconocía que hubieras perdido la vista, es la primera noticia que tengo, lo siento, de verdad. No poder ver tiene que ser una situación muy dura, que no logro imaginar, más para alguien como tú, amante de contemplar la belleza allá donde se encuentre. Te deseo lo mejor.
Julio: Te reitero mis disculpas.
Nota para sus defensores: ¿Cómo tenéis tan poca consideración de proclamar a los cuatro vientos la pérdida de visión de Julio, cuando él no lo ha hecho?. Parece que tenéis muchos argumentos para criticarme ¿No?. ¿Por qué acudís a la lástima?. Yo me he equivocado, vosotros mucho más, porque habéis violado la intimidad de Julio. Deberíais pedirle disculpas por esto.

Anónimo dijo...

Bien Juanfran, rectificar te honra, de todas formas no comprendo la crítica por usar cualquier espacio del Palacio para usos lúdicos tan razonables como agasajar a un compi, y no sólo para espectáculos culteretas. Digo yo.

Anónimo dijo...

Miente quien dice que el decreto Rajoy no prohibe las pólizas de seguro por minusvalía o enfermedad.
Tan solo permite las pólizas por defunción. Quien tenga interés que lo consulte en RRHH.

Anónimo dijo...

jajjajajjajjajajjajajjajajjajajjajjajajjajajjajjajajjajajjajajjajajjajajjajajja y otra vez jajjajajajjajajjajajjajajajjajaj, que vista ha tenido Julio.

Julio Malo dijo...

Muchísimas gracias Juanfran por tus cariñosas palabras que me invitan a intervenir. Nada de cuanto acá se dice me ha molestado aunque alguna cosa es incierta pero esto es un blog no el BOE. Siento retirarme prematuramente pues tenía temas de interés, excelentes colaboradores y el apoyo del equipo de gobierno que desde aquí agradezco. Dejo más de cuarenta años de trabajo durante los cuales coseché éxitos y también críticas. Valoro tanto los aplausos como los reproches pues lo contrario del afecto es la indeferncia....Gracias a todos y HASTA SIEMPRE.

Anónimo dijo...

Adiós Julio, echaremos de menos tu alegre inteligencia y tendremos que aguantar a algunos torpes intrigantes como esos que exhiben su bajuna envidia porque al parecer puedes percibir una indemnización que en el futuro se puede perder. Yo de momento me alegro porque tú la percibas, que si luego la quitan ya nos quejaremos donde proceda, no aquí.

Anónimo dijo...

Demasiada mala baba. No?

Anónimo dijo...

Con ese comentario me refiero al pavo de las risotadas. En esta casa la envidia entre compañeros es un mal endémico que asoma en esos inoportunos comentarios acerca de la pequeña indemnización que han percibido recientemente Julio y otros compañeros que han causado baja por invalidez, sin contar con la falta de confidencialidad por parte de los funcionarios de RRHH que custodian estos procedientos. El de las groseras risotadas incluyendo la maliciosa alusión a "la vista" del interesado se pasa demasiado y representa lo peor de la casa.

Anónimo dijo...

Los blogs tienen su encanto, y éste lo lleva bien mi gran amigo Juanfran, pero pueden presentar daños colaterales. Bien lo de cuestionar el empleo no reglado de los espacios del Palacio Provincial, pero aparece un indeseable troll que manejando datos confidenciales desliza desafortunados comentarios para cotillear acerca de las circunstancias laborales de un compañero, y eso da lugar a que un troll más inoportuno aún, "el esteban" en palabras del fino humorista Antonio Reguera, se descuelgue mediante la ordinariez de risotadas trufadas de burlas groseras para humillar a ese compi, no es que tenga demasiada importancia, pero Juanfran yo que tú no lo hubiera admitido.

Anónimo dijo...

Pero lo cierto es que el bueno de Julio Malo es un pozo de vanidad, así que le encanta que hablen de él aunque sea bien. Suerte Julio.

Anónimo dijo...

Julio se te echa de menos, ya no se escucha tu alegre voz llenando la Casa Rosada que gracias a ti ya será llamada siempre así, como el palacio presidencial argentino. Gracias por tu pícara sonrisa de niño Malo y por tu refinado oficio que nos dejó no sólo ese sutil color como distintivo, también la luminosa cafetería,la sala de prensa, el Salón de Plenos. Los blogs no se usan para peloteos,así que añadiré que eras un golferas, y eso lo seguirás siendo, el que tiene un vicio o se mea en la puerta o se mea en el quicio.