24/3/12

Fin de semana de la PEPA con familia

Tuve en casa familia que vino desde Segovia y Madrid a pasar 4 días en Cádiz y empaparse de la Pepa y todas sus celebraciones.
Positivo:
*El ambientazo de la calle, el tiempo, la variedad de espectáculos, las puestas de sol, los autobuses gratis y el sabor de Cádiz.
*Entramos al museo de Cádiz y a la Casa Pinillos sin guardar cola.
Negativo:
*En la puerta para subir al Pirulí  había "bronca" porque había venido gente sin la correspondiente acreditación y no pudieron subir, (nosotros tampoco).
*El Galeón cerró 15  minutos antes de la hora anunciada (las 19.00) con una cola de gente que se quedó a verlas venir (nosotros también), porque a "las siete" se marchaba el personal.
*El Oratorio cerrado a cal y canto para uso y disfrute de los/las de siempre. Mi familia se ha ido sin poder verlo. (Vuelva Vd. mañana).
*La Catedral con las puertas cerradas a las 12.25h, sin un cartel de horarios, ni la más mínima información en la puerta. Menos mal que el personal de la torre nos informó (de mala gana, pues estaba harto de hacerlo) que las puertas se abrirían a las 12.30h. una vez acabada la misa.
*El museo de las Cortes amplió el horario del domingo hasta las 18h. Corrimos para llegar a las 13.40h pues en todas las informaciones aparecía que cerraba a las 14.00h.
*Los camareros de los bares de San Juan de Dios tan sucios como siempre (limpian la mesa con el trapo, tirando todo al suelo). ¡Por favor, unas clases de servicio, llevan años haciéndolo! (Ver fotos).
Cubos de basura del Bar Sevilla a las 11.30
de la mañana del día 19, recién terminada la Pza
Servilleta y Papeles en el suelo a las 11.30
de la mañana del 19, recién terminada la Pza
*El paseo hasta el Castillo de San Sebastián precioso (y lleno de recuerdos de familia). Eso si, un paseo por tierra. Todo está a medio terminar.
*Los comercios cerrados (incompresible).
*No encontramos sitio para comer (todo a rebosar) y nos tuvimos que ir a mi casa después de dar vueltas y vueltas.
*La deficiente información en el tríptico informativo oficial (No es de recibo que ponga "Lugar: distintos puntos de la ciudad"

Conclusión:

Valió la pena que vinieran a Cádiz: Aunque ya conocían la ciudad, les encantó y se marcharon muy satisfechas y... cansadas por la paliza que nos dimos, durante esos pocos días, de ir de un sitio a otro para ver espéctaculos, visitar lugares y monumentos y guardar colas. Con una buena organización, con una información adecuada y  con un horario más amplio de los sitios a visitar podría haber sido un bombazo. ¡Que ya lo fue!.








3 comentarios:

Buenas ideas dijo...

De la formación, en general, del personal de hostelería, ¡qué vamos a decir que no se haya dicho ya!.

Y en cuanto a horarios, me temo que es una batalla perdida en esta zona; no sé, a veces se denota una desgana, una dejadez,... Con la de años que se lleva preparando estos días, y la de, se supone, gente implicada en su organización, no se entiende ese descontrol, esa falta de información... ¿Nadie ha caido en esos detalles?. Ó aquí lo importante es el Rey y su cohorte...

Estamos llegando a un punto en el que aquí lo que se quiere es... cobrar a final de mes, y que me dejen tranquilo, y claro, así nos va.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, este texto no es mío (ya quisiera) es de un reconocido barman (Javier de las Muelas) pero que viene que ni pintado. Yo, de hecho, se lo he pasado a mis compañeros. Lo reproduzco (casi literal) pues no he encontrado ningún enlace:
“En cada acción de un trabajo, no sólo en la hostelería, debemos ofrecer valor a la clientela, haciéndoles vivir una experiencia única. Ellos son los protagonistas. La cultura del servicio se ejercita, se consigue en cada gesto y con el buen hacer de los equipos. Eficacia y eficiencia apoyadas en el conocimiento; la pasión por querer servir a las personas va más allá de una contraprestación económica, es una manera de entender la vida.
(…) Hay un diálogo en la película “La vida es bella” que para mí representa la máxima expresión de la cultura del servicio. Guido,(…) aprende a ser camarero y se examina; mostrando su saber sobre la reverencia se inclina casi hasta el suelo, y su maestro le dice: “Fíjate bien, los girasoles se inclinan al sol, pero si ves alguno que se ha inclinado demasiado es que está muerto. Tú estas sirviendo, pero no eres un siervo. Servir es el arte supremo. Dios es el primer servidor, Dios sirve a los hombres, pero no es siervo de los hombres”.
Nuestro trabajo como barman, abogado, dependienta, médico, funcionario…., con todos los contactos que establecemos, entraña tanto riesgo como el que asumen los artistas del Cirque du Soleil. En un restaurante, en cada servicio, se producen de veinte a más de cuarenta contactos entre camarero-oficiante y el cliente-feligrés. El arte de servir es, sin duda, una asignatura que los españoles debemos aprender. Y no olvidemos que a las personas hay que conquistarlas también con la sonrisa".

Anónimo dijo...

¿Y cuando colocan los cuchillos y tenedores agarrandolos por la parte de comer...?
Muy bueno el comentario del anónimo anterior.