10/1/12

¿Tengo que cambiar de nombre al blog?

Me remite una compañera de Diputación un comentario sobre una observación, consejo, directiva, o como quiera llamarse, que escribió en el blog de la Directora de la Voz de Cádiz una tal Carmen Escribano  donde me pide que ¡¡cambie el nombre de este blog!!  y que pase a llamarse "Pepito Pérez" o " Mi isla", por ejemplo.
Y me comenta esta compañera que la tal Carmen debe ser muy fina ya me lo pide desde el blog de Lalia porque no quiere entrar en Diputaneando.
Pues nada, Carmen Escribano (supongo que será tu verdadero nombre y no tu “anónimo”), eso está hecho, mañana –para lo mismo volver a decir mañana- le cambio el nombre al blog, a tu mayor honra, gloria y gusto.¡Faltaría más!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Se puede saber qué le molesta del nombre?. ¿Y el nombre de "Diputación" le molesta tambien?. Es curioso. Por pedir que no quede. Venga ¡ponte a recoger firmas para que cambie el nombre!. Mujer, ten cuidado con diputaneando, que lo has escrito y te puede dar un sarpullido

jfjuanes dijo...

Pues lo he pensado mejor y prefiero que se cambie ella de nombre. Así que seguirá llamándose Diputaneando que como digo en el encabezamiento del título: Diputaneando: Acción de Diputanear (Tomado del diccionario de la Irreal Academia de Lengua)
Diputanear: Manifestar Opiniones, Pareceres, Ideas, Consideraciones, Reflexiones, Ocurrencias, Dimes y Diretes sobre la Diputación.